Un viaje peligroso, inicio de una aventura

Viaje peligroso. Sueldo escaso. Frío extremo. Largos meses de completa oscuridad.

En 1914 Ernest Shackleton organizó una expedición para atravesar la Antártida de costa a costa. Para ello puso el siguiente anuncio en la prensa británica:
«Men wanted for hazardous journey. Low wages, bitter cold, long hours of complete darkness. Safe return doubtful. Honour and recognition in event of success.» (“Se buscan hombres para viaje peligroso. Sueldo escaso. Frío extremo. Largos meses de completa oscuridad. Peligro constante. No se asegura el regreso. Honor y reconocimiento en caso de éxito”).

Estar en Escaños en Blanco es muy parecido a esto: viaje peligroso, ningún sueldo, frio y oscuridad, y ni siquiera se hace por reconocimiento sino por justicia; por democracia.

La enorme diferencia de Escaños en blanco con cualquier otro partido es que no nos presentamos para llegar al gobierno, tener poder y decidir sobre las vidas de todos los ciudadanos, nos presentamos para renunciar al poder y así cambiar la forma en la que el gobierno tiene control sobre las vidas de todos los ciudadanos.

En cada convocatoria todas las personas que formamos parte de Escaños en Blanco hacemos el esfuerzo titánico de presentarnos a las elecciones sin otro objetivo que conseguir una democracia mejor. Quizá en unas elecciones conseguimos candidatura en Álava y en las siguientes en Cantabria. Quizá no consigamos estar en las provincias en las que nos exigen más firmas. Quizá en unas elecciones no avancemos y retrocedamos y tengamos menos votos que en la anterior. Lo que es seguro es que un buen puñado de personas harán todo lo posible en su mano para cambiar las cosas.

Conseguir escaños es necesario para alcanzar nuestro objetivo, y debemos aprender en cada convocatoria para intentar mejorar en la siguiente, pero haremos todo lo que esté en nuestra mano para cambiar las cosas aunque sepamos que todos los elementos están en nuestra contra y que es casi imposible conseguir un escaño con nuestros recursos. Y aunque caigamos, nos levantaremos para volver a estar en las siguientes elecciones. Y para ello cada voto cuenta, cada firma cuenta, y cada apoyo cuenta, no por su valor final en resultados, sino por su valor de partida en cuanto que es fiel a lo que se piensa y se defiende.

Desde Escaños en Blanco queremos daros las gracias por ello a todos los que habéis firmado por nuestras candidaturas, a los que habéis compartido nuestras publicaciones, a los habéis hablado a vuestros amigos sobre nosotros y a los que nos vais a votar el domingo, no porque sabéis que es una opción segura, sino porque sabéis que es la única opción justa.

Gracias.

Shackleton no alcanzó su objetivo, pero logró volver a casa sin una sola baja, y, sobre todo, volvió con la seguridad de haber vivido, de haber luchado por sus ideales, y luchó por no ser una oveja más del rebaño… y poco después volvió a emprender otra expedición.

Un viaje peligroso

Te puede interesar…

La partitocracia es un sistema muy sencillo que consiste en lo siguiente:
Primero, se finge que los políticos actúan por el bien de la ciudadanía, y se vota; luego, durante 4 años hacen lo que les parezca; al fin, se vuelve a fingir, otra vez se vota, y así indefinidamente.
Sencillo, ¿verdad?

Con las recientes manifestaciones en Madrid, estamos viendo una escalada de la tensión tan preocupante que es inevitable dibujar paralelos con los años previos al 36. No estamos en un ambiente pre-guerracivilista… aún. Pero, ¿y en 10 años? Aquellos que no aprenden de la historia están condenados a repetirla, y no podemos olvidar de dónde […]